domingo, 23 de septiembre de 2012

DE LA VERDAD, ¿O ES DEL OPINAR?



 Buho y vela sin luz
"Estas palabras son un simple punto de vista, que no la verdad." 
Isabel Herrera de Taylor  

Una supuesta razón para declarar la guerra es para imponer la verdad. Los estados y los individuos quieren tener la razón y así decir la última palabra. Y por esta causa las religiones, los caudillos y las ideologías han plagado de dolores las aguas, los suelos y el aire del planeta.
Quizás parte del problema estriba en confundir un hecho con una opinión, un testimonio con una definición. Todos estos conceptos son partes de la verdad, pero por sí solos no son la verdad. La observación de un fenómeno por una persona, es sólo eso, una observación; un hecho es la misma observación realizada por muchas personas. Si hago una declaración sobre algo que sólo yo observé, a lo sumo estoy haciendo público un testimonio personal y quien lo escuche, puede  deducir sus propias conclusiones. Las observaciones, aunque sean hechas por millones de personas, siempre tienen un grado de incertidumbre. Por miles de años, billones de seres humanos vieron salir el sol por el este, cuando en realidad es el planeta quien gira de oeste a este.
Las definiciones universales no funcionan universalmente; María puede ser la mujer idolatrada para el hombre que la ama, pero también puede ser la mujer odiada por aquella chica a quien ella le quitó el novio. Las opiniones jamás deberían ser una sentencia categórica. Pienso que mejor funcionan como sugerencias. Al final, pienso que lo importante, lo verdaderamente importante, es que las opiniones sirvan de excusa para un honesto y libre diálogo.

Publicar un comentario