domingo, 9 de julio de 2017

DE LAS MEDICIONES Y LAS DECISIONES

“La crisis educativa no tiene solución a lo interno del aparato institucional del MEDUCA, porque es producto de la crisis del Régimen Político, de la manera en que se organiza el Estado Panameño.”
Tomado de AEVE Noticias     
Hace unos meses, le pedí a Gloria Melania me diera la cifra del costo de educar a un hijo en una escuela privada. Era alta. No incluyó ni las rifas ni otras colaboraciones que aparecen a lo largo del año escolar. Tampoco el gasto en tutorías en materias como matemáticas o física en el que incurren los padres de familia, cada vez que se acercan los exámenes trimestrales.
Guardando las proporciones, la educación en una escuela pública también implica sacrificio financiero. Eso, tal como suena, parece justificar el subsidio otorgado por el gobierno panameño a todos los estudiantes que cumplan con el requisito mínimo de la nota de pase. Me refiero a la famosa Beca Universal.
Para el inicio del año escolar 2017, un canal de televisión local realizó un programa de opinión con la educación como tema. Allí la profesora Ileana Golcher dijo algo que no se puede dejar pasar: el Ministerio de Educación de Panamá no tiene una oficina que realice mediciones y evaluaciones de los procesos llevados adelante por dicha institución.

Pese a eso, las autoridades afirman que la deserción escolar ha disminuido y aumentado el fracaso escolar. Ambos datos son registrados por los docentes al final de cada trimestre. Sin embargo, falta algo. Si hay una relación entre la disminución de la deserción escolar y la Beca Universal, ¿lo habrá entre el fracaso escolar y el subsidio mencionado? ¿Cómo hacen las autoridades sino hay quien recolecte datos y los analice? ¿Será que para decidir la ruta de la enseñanza panameña el ministerio de educación utiliza la tabla güija?
Publicar un comentario