domingo, 1 de marzo de 2015

NUESTRA GUERRA

“La USÍA (Agencia de Información de Estados Unidos) es nuestra agencia para llevar a cabo la guerra cultural.”
Documento Santa Fe II          
En los años 80 del siglo pasado, la Agencia Central de Inteligencia, la famosa CIA, elaboró los Documentos Santa Fe. Estos escritos contienen propuestas estratégicas para contener la acometida comunista en América Latina. Y por supuesto, para consolidar en la región la hegemonía de los Estados Unidos de América.
Dos cosas me llaman la atención de estos documentos. Primero que responsabilizan a los militares yankis de transmitir a los militares latinoamericanos los valores democráticos. ¡Tortuoso eufemismo! Lo segundo es que coinciden con los postulados de Antonio Gramsci: quien conquiste la cultura de una nación, conquista el poder de esa nación.
Mientras muchos comunistas se dedicaron a acusar de reformista al intelectual italiano, la comunidad de inteligencia gringa fortaleció, aún más, el asedio a las culturas nacionales y mentes de los individuos. Por ejemplo, lo poco que todavía quedaba de los valores comunitarios fueron defenestrados y esa destrucción fue vestida con el camuflaje de libertad y democracia.
Ahora los pueblos originarios deben perpetrar elecciones tal y como la realizan los bostonianos; debieron despedirse de sus formas tradicionales de elegirlas. Así la lealtad a la comunidad queda sometida al uso de la tecnología.

Comprendo, porque al igual que la CIA sé que estamos en medio de una guerra cultural, que un aula de clase es un campo de batalla, un libro es una trinchera y el Internet es una torre desde donde un francotirador puede disparar sus reflexiones. Según el último balance, esta guerra la están perdiendo los pensantes y la ganan los idiotizadores. Pienso que ya no es posible mantenerse neutral en esta guerra. Hay que tomar partido. ¿De qué lado estas?
Publicar un comentario