domingo, 13 de julio de 2014

REVOLUCIÓN AMERICANA

Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.”
Preámbulo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América
Los derechos naturales son los derechos propios del hombre. Son imprescriptibles e inalienables. Ellos son el derecho a la vida y a la integridad física, a la libertad, a la igualdad, a la seguridad, a la propiedad, al honor y al trabajo, entre otros. Hoy en día todos los derechos naturales se encuentran consagrados en las Constituciones Políticas de cada País y en otros escritos similares. Uno de los primeros documentos que registra estos derechos del individuo y que aspira a concretarlos en un proyecto político es la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América.
De ella rescato dos planteamientos esenciales: la búsqueda de la felicidad como derecho inalienable que tiene todo individuo y el derecho de los pueblos a constituir gobiernos que garanticen sus derechos y que cuando no cumplan, los pueblos tengan derecho ha abolirlos. Hay que recordar que en la sociedad tradicional la felicidad esta reservada para que la disfruten en la otra vida los fieles salvos. Tampoco olvidemos que para la época en Europa imperaba el Derecho Divino que justificaba el gobierno de los reyes por ser un derivado de la voluntad del mismo Dios.

Pienso que la Declaración de Independencia de los Estados Unidos es uno de varios hitos que evolucionaron hasta alcanzar cumbres como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Declaración de los Derechos Civiles. Un dato curioso: el derecho a la libertad, del que habla esta declaración, en el capitalismo, es el derecho a la libertad de empresa y, por ende, el derecho a la propiedad. Ejercer tales derechos permitió el desarrollo tecnológico y dio pie a que Karl Marx explicase la historia a partir de los modos de producción. 
Publicar un comentario