domingo, 3 de noviembre de 2013

UN ESCRITOR ES EL COMPLEMENTO DE UN LECTOR



Cisne al frente

“Hablo de la política como el lugar donde dialogamos con el prójimo para tomar decisiones.”
Carlos Fong
Una gráfica de datos consta de una variable dependiente y otra independiente. En el mundo literario, ¿quiénes son la variable dependiente? ¿Quiénes la independiente? ¿Los escritores o los lectores?
Para contestar, hay que volver a preguntar: ¿puede haber buenos escritores sin buenos lectores? En realidad, ¿quiénes mantienen vivo el universo creado en la escritura?
Puede que aún falten preguntas, pero contestemos las que tenemos. ¿Sabes por qué los círculos de lectura son círculos y no pirámides? ¡Uy! Hice otra pregunta. Bueno, sigo. Los círculos de lectura son círculos y no pirámides, pues son espacios democráticos donde cada opinión vale, claro está, siempre y cuando esté fundamentada en la comprensión del texto. Es un espacio de iguales que se adueñan del universo plasmado en lo escrito.
Cierto es que en la obra el autor es quien demuestra maestría en el manejo de la técnica estética, pero más cierto es que sin lectores todo ese esfuerzo es inútil. ¿Inútil? Sí, inútil. ¿Por qué? Porque a pesar de lo pensado comúnmente, no hay literatura sin lectores.
Si a partir de este instante ya no se publicasen más libros, hay tantos ya impresos que aún habría literatura, pero si los lectores del mundo se declarasen ya en huelga permanente, por más maestría de los escritores, sino tienen quien lea su obra, todo su esfuerzo cae en saco roto. Entonces, ¿quiénes son la variable independiente y quiénes la dependiente? ¿Quiénes son las verdaderas estrellas de la literatura?
Publicar un comentario