domingo, 11 de abril de 2010

TIEMPOS PARA CAZAR PALABRAS

"Voy errante y en busca de una fuente soñada

Donde habiten sirenas cuya voz milagrosa
Me haga loco, y en cuya maléfica mirada
Se desmaye el misterio de una piedra preciosa."


Joaquín Soto

Pienso que el oficio de ser humano, el de vivir como hombre y mujer, el de aprender, o mejor dicho, el de construir cultura, se me antoja más relacionado con la diosa Diana que con las famosas musas. Para los romanos Diana era la diosa cazadora. Atlética y vigorosa, es fácil imaginarla “arriesgando” su piel inmortal frente a fieras y bestias al momento de la cacería.


En la poética dramática, un lance es una situación interesante, rotunda, que el autor siembra en sus lectores. Pues precisamente, estamos en tiempos donde es necesario regresar a la palabra. A la palabra rotunda. Es que vivimos enjaulados por el consumismo, por la pereza mental, por la superficialidad y hemos abandonado la práctica de cazar palabras. ¿Cazar palabras? ¿Qué es eso?


Cazar palabras es usar el lenguaje rotundo, ese que es sonoro y lleno de significado, ese que nos permite crecer como seres cultos. La palabra rotunda nos sitúa en un distrito poblado de insinuaciones que nos van a forzar a usar la mente y a abrir los ojos, los de la cara y los del alma. Ella, la palabra rotunda, nos va a obligar a abandonar esa mala costumbre de no aceptar retos intelectuales.


Pero a la palabra rotunda hay que cazarla. ¿Y eso cómo se hace? Obviamente, hay que leer. Periódicos, libros de poesía, novelas, cuentos, ensayos. Hay que leer. Y sobre todo, hay que reflexionar lo leído. Ahora me pregunto y pienso sobre la situación de la literatura panameña y el insustancial impacto de los escritores en la sociedad istmeña. ¿Qué ocurre? Los lectores panameños, los pocos que hay, aquellos que toman un libro por placer y no para hacer una tarea escolar o universitaria, ¿Serán igual de superficiales que el resto de la población? De los escritores panameños es de esperarse que sean cazadores de palabras. Pero, ¿qué están cazando: cucarachas o leones?
Publicar un comentario