domingo, 3 de abril de 2016

EL VASO NO ESTÁ NI MEDIO VACÍO NI MEDIO LLENO

“Aprender a pensar es aprender a ejercitar un cierto control acerca de qué y cómo pensar. Implica estar consciente del modo que elegimos sobre qué poner nuestra atención y revisar el modo en que llegamos a las conclusiones a las que llegamos. Y si no logramos esto en nuestra vida adulta, estaremos por completo perdidos.”
David Foster Wallace
Por no prestar atención, permitimos que nuestra mente interprete la realidad de forma dicotómica. Blanco o negro. Bueno o malo. Todo o nada. Optimista o pesimista. Pues resulta que el mundo no es así, los grises y el resto de los términos medios existen,
Etiquetamos todo, pero, lamentablemente, con sólo dos etiquetas. Quien hable sobre el cambio climático, por ejemplo, y utilice cifras que anuncian terribles consecuencias de una vez lo catalogamos de amargado y si, por el contrario, afirma que la humanidad tiene la capacidad de remediar el problema lo tildamos de ingenuo. Y si a alguien se le ocurriese hablar de catástrofe y esperanza, a la vez y de forma coherente, ni lo escuchamos, eso es simplemente absurdo.
En estos días, en las redes sociales, un querido amigo mío comentaba que era preocupante  que en el cine se enfrentasen dos super héroes, lo veía como síntoma de agotamiento creativo de parte de la industria cinematográfica. Pudiera ser. Pero un caballero le comentó que por qué no era posible que dos super héroes combatiesen entre sí, si dos personas que juraron amarse hasta el final de sus días, se agreden dentro del matrimonio. ¿Por qué se puede admitir los ataques entre cónyuges y no entre super héroes? Porque un super héroe sólo puede combatir a un villano y nunca a otro super héroe. Esa es la forma de pensar de una mente poco entrenada en observar la realidad tal cual es. ¿Y cuál es la realidad? La realidad es que el vaso no está ni medio lleno ni medio vacío, el vaso tiene dos porciones iguales, una de agua y sobre ésta, otra de aire. 
Publicar un comentario