domingo, 2 de agosto de 2015

LA LETAL INCOHERENCIA

“Mi propia lectura de los pasados 500 años me lleva a dudar que nuestro propio sistema mundo moderno sea una instancia de progreso moral sustancial, y a creer que es más probablemente una instancia de regresión moral.”
Inmanuel Wallerstein                                                                           
Tengo que confesar que no le veo salida decente a este atolladero que nos asfixia. El capitalismo está en decadencia, y aún así, su capacidad destructiva está en pleno apogeo. Antes arruinaría al planeta, que dejarse morir. Muchos foros buscan soluciones y todos serán inútiles mientras sus asistentes valoren los bolsos Louis Vuitton y los zapatos Ferragamo. Hablo de valor, no de precio. Quien valora algo lo desea y el corazón está en los deseos. El más anticapitalista de los discurso es pura paja si la boca que lo proclama está subyugada por un corazón consumista.
¡Y ese no es el único conflicto que tiene la intelectualidad de las peroratas progresistas!
Hay una versión histórica que afirma que la biblioteca de Alejandría fue el recipiente de mucho del saber clásico del mundo antiguo. Sin embargo, fue destruida por cristianos fanáticos y su última directora, Hipatia, fue torturada y asesinada. Y nadie las defendió. ¿Por qué? Porque el faro de la sabiduría y sus responsables estaban desligados de la vida de sus vecinos. Los obispos si le tenían el pulso medido a sus feligreses. Parece que la llamada progresía, la intelectualidad de los discursos progresistas, ha olvidado este triste capítulo de la historia.
Discursos anticapitalistas más deseos consumistas más el rechazar a hombres y mujeres de supuesto bajo bagaje cultural es igual al absurdo del que se alimenta, ¿adivinan?, el sistema capitalista. Hace unos días descubrí en Internet un par de videos que afirmaban que la tierra era plana. ¡Plana! Llegó la hora de preocuparse. Si los intelectuales del planeta no dejan de lado la incoherencia y se comprometen con la promoción del conocimiento, más temprano que tarde ocurrirá un apagón del pensamiento y todos regresaremos a la era de las cavernas. ¿Exagero?
Publicar un comentario