sábado, 6 de julio de 2013

ABREVIEMOS Y BUSQUÉMONOS PROBLEMAS



“El crecimiento económico, sin contar con una robusta cultura y un elemental respeto por nuestras herencias ancestrales, no será suficiente para alcanzar el desarrollo. Podremos llenarnos la boca hasta la saciedad de que nos dirigimos al primer mundo; pero incultos, sin memoria histórica y con la identidad maltratada, nunca llegaremos.”
Manuel Orestes Nieto  
Basta de tanto cuento. Abreviemos, busquémonos problemas y denunciemos las patrañas que ensucian a este país. Si un libro de literatura como Narraciones Panameñas está obsoleto por antiguo, la Biblia, que tiene dos mil años, ¿también está obsoleta? Si ya no es necesario enseñar la historia de las relaciones de Panamá con los Estados Unidos de América, ¿tampoco es necesario enseñar religión católica en las escuelas? Si el orgullo nacional sobra, ¿también sobra la convicción religiosa?
Ya basta de tanto cuento. Este país no va bien, la cifra de infartos y derrames cerebrales aumenta cada mes, cada día. La hipertensión y la diabetes hoy son una epidemia. Y ese enfermo tsunami es el fruto de las largas y obligatorias filas para abordar un bus, de las horas que se pasan en ese bus, de lo caro que está la canasta básica familiar, de la baja calidad nutricional que tiene esa canasta, del temor que provocan los delincuentes y los policías, de ver a tanto político salvaje agredir verbalmente y con harta saña a la ciudadanía. Tanto infarto y accidente cardiovascular es fruto de la impotencia que se siente ante la impunidad, que nos ahoga cada día. 
Ya basta. Señalemos al culpable. El orden socio económico nos está matando. Y tú, sí tú, tú que no eres millonario, tú que sólo eres un empleado, ¿hasta cuándo vas a ser cómplice? ¿También habrá que señalarte como culpable?
Publicar un comentario