domingo, 13 de marzo de 2016

LO PERTINENTE

“La angustia de la conciencia es algo que muchas personas esquivan porque no valoran la libertad de una existencia verdaderamente asumida.”
Remedios Zafra
Ángela se marchó y llegó Salvador Erasmo. Ángela fue una amiga y Salvador Erasmo es un recién nacido que aún no conozco. Lo tradicional en las sociedades cristianas y occidentales, como la nuestra, es preguntarse si Ángela se encontrará en la presencia del Señor y si Salvador Erasmo será bendecido por Dios. Me parece que la primera es una pregunta cuyas dos posibles respuestas, si se encuentra o no se encuentra, poco tienen que ver con Ángela y mucho con la paz o el tormento de quienes le sobrevivimos, de quienes aún tememos morir. Igual con la segunda; si es posible que un bebé, sin ejecutorias propias, sea bendecido, es posible que yo lo sea. Pienso que hay preguntas más pertinentes, más vinculadas con Ángela y Salvador Erasmo.
Por ejemplo, Ángela era una mujer activa y amante de la vida, por lo cual me parece más acertado preguntarme sobre el cómo puedo imitarla en esas tan especiales cualidades. Y respecto a Salvador Erasmo, hijo de un muy estimado amigo, pienso que lo conveniente es preguntarme: ¿cómo hago para desarrollar la capacidad de construir puentes hacia los infantes? Esta pregunta se debe a que muchas veces mi segundo nombre parece ser Herodes.
El otro, mi prójimo, siempre es un espejo. Muchas veces decimos temer por el bienestar de él, pero en realidad temo por mí mismo. El miedo lo disfrazamos muy bien, hasta usamos razones religiosas y bien intencionadas. Sin embargo, más veces de lo deseado se trata de una maniobra de nuestro ego, nuestro muy pequeño y elemental ego.
Tengo lo que me queda de vida para imitar a Ángela y alejarme de las costumbres de Herodes. Lo demás sólo es espejismo y deseo de esquivar el meollo del asunto: vivir mi vida.
Publicar un comentario