viernes, 2 de agosto de 2013

DIÁLOGO ENTRE EL VIEJO Y EL JOVEN



Detente

“Nos están martillando una nueva ética que ya no es universal sino que se fracciona en dos: la de las clases dominantes y la de las clases dominadas. Entre las primeras, la ética significa cualquier acción que garantice aumento de sus fortunas; para las segundas, ética es no estorbar esos objetivos.”
Mauro Zúñiga Araúz

El Viejo: Yo ya justifiqué mi juventud, ahora estoy justificando mi adultez.
El Joven: ¡Valiente forma de hacerlo!
El Viejo: ¿Qué? ¿No crees que sea suficiente no pedir dinero prestado a los bancos para ganarme en mi edad madura el título de luchador?
El Joven: No, no lo creo. Eso es insuficiente. Una caricatura de protesta.
El Viejo: Pues mira quien habla…
El Joven: ¿Mira quién habla, qué?
El Viejo: Pues mira quien habla de luchas.
El Joven: Yo no fallo a ninguna marcha o piqueteo, ¿te parece poco?
El Viejo: Al contrario, me parece mucha complicidad.
El Joven: ¡Yo no soy cómplice!
El Viejo: Claro que sí lo eres.
El Joven: ¿Tienes pruebas?
El Viejo: Por supuesto…
El Joven: Muéstralas…
El Viejo: Si mal no recuerdo, tu protesta de moda es contra la minería destructora del medio ambiente. Pero en cada reunión, tú y tus compañeros compran cerveza en un supermercado y pagan con una tarjeta de crédito.
El Joven: ¿Y?
El Viejo: ¿Y tú quién crees que es el dueño del supermercado, de la cervecería, del banco de la tarjeta de crédito y de las minas destructoras del ambiente? ¿Adivinaste?
Publicar un comentario