domingo, 22 de marzo de 2009

¿EL ABISMO ABATIÓ UN HÉROE?



El abismo cayó sobre su espalda. Después de ser amigo. Después de ser leal. Y no hubo suficiente olvido para sepultar sus huesos, para esconder su sangre.


El abismo cayó sobre su espalda. Luego de caminar entre los abrojos. Luego de incendiar espinas. Y no hubo suficiente oscuridad para apagar su estrella, para sofocar su luz.


El abismo cayó sobre su espalda. Sin preparación alguna. Sin la adecuada despedida. Y no pudo la humareda ocultar la nobleza, desorientar al héroe.


El abismo cayó sobre su espalda. Y su polvo quedó entre nosotros. Y su aliento también.
Publicar un comentario