domingo, 22 de octubre de 2006

HEURISTICAS

HEURISTICAS
EL DESPERTAR DE LAS NIÑAS
La impronta sexual de las adolescentes, ha desbordado en estos días el morbo nacional. Tras que es bien fácil alborotar el avispero. Uno tras otro, se han sucedido los escándalos sexuales que involucran niñas y adultos, en especial, estudiantes camisas celestes y sus profesores.
¿Qué ha ocurrido? ¿Es nuevo el suceso? Las madres precoces llevan entre nosotros mucho, pero mucho tiempo; basta censar el número de madres treintonas con hijos quinceañeros y veremos mejor el panorama. ¿Cuántos docentes compartirán la vida marital con ex estudiantes suyas?
No creo que el fenómeno sea novedad. Entonces, ¿por qué el alboroto? Me parece que es fundamental el interés puesto en el tema por los medios de comunicación, en especial los televisivos. Gracias al papel del cuarto poder, las autoridades se han visto obligadas a tomar cartas en el asunto. ¡Y hacer cumplir la ley! Sin embargo, la publicidad ha tenido una consecuencia casi inverosímil. Estoy especulando, pero ¿qué tal si las noticias no han despertado más que el deseo en las niñas de ser populares y famosas, aunque sea por las peores de las razones?
¿Y si los adultos sorprendidos cayeron en la pueril tentación de arriesgarse alentados por pensamientos tales como: “a mí no me van a pescar? Me aterra pensar en una respuesta positiva. Y más me aterra pensar en la estupidez que se necesita para que esta sea la razón de que hombres maduros y advertidos, aún insistan en cometer un delito al involucrarse sexualmente con niñas y en lugares públicos.
Pero lo que sí es terrorismo puro, es la posibilidad de que otros adultos, los llamados a proteger la integridad física y síquica de las menores, hayan descubierto una veta de ingresos con el chantaje a los estúpidos ya mencionados.
¿Puede ser que un padre o una madre que conozca la relación de su hija menor de edad con un adulto procure sacarle provecho económico a la situación? Osama Bin Laden se me queda corto ante alguien así.
Publicar un comentario